miércoles, noviembre 29, 2006

Sos grande Murphy

¿No le suele pasar?
Eso de que pone un vaso lleno en un sitio y sospecha que por alguna razón se va a voltear, y en un segundo se lo imagina volteándose, el reguero a su paso y todo... pero igual lo deja ahí y sigue con su vida, cuando al rato de la forma más absurda, algo así como que sale volando una tuerca desde el lado opuesto de la habitación y efectivamente lo vuelca, y el reguero y... al rato comprueba aliviado que a la plancha que llevaba horas haciendo no le pasó nada, cuando de repente cae una gota de la nada y la vuelve mierda.
Y así, el espejo que cuelga y sospecha que se va a caer, el nudo que sospecha se va a desatar, el jarrón que sospecha se va a partir... siempre se cae, se desata, se parte, siempre.

En otras ocasiones más obvias, cuando está poniendo el vaso junto a la plancha a la que tanto tiempo le dedicó, el súper trabajo de cerámica justo al borde de la mesa, el trabajo aquel sobre una pila de libros, cosas así por el estilo... entonces uno piensa, “¿creía que iba a dejar eso pagando de esa manera?, ¡PUES NO!... ja, qué inteligente soy ^_^”, y ubica todo en un lugar más seguro y se va pensando “¡seguro que se hubiera regado el vaso!, menos mal que soy prevenida :)”... y no acaba de pensarlo cuando pasa algo insólito y el trabajo de daña aparatosamente de la forma más absurda... y no deja uno de pensar “¿será que el vaso se hubiera regado?... ¿habría sido peor?!”.

Ante eso no queda sino pensar... a Murphy no hay que verlo como un enemigo porque no importa lo que pase, él siempre va a ganar... Murphy no desaprovecha una oportunidad, Murphy saca ventaja de todas las situaciones, por más improbable que parezca... de por dios, ¡yo quiero a Murphy como socio!!!!!!!!!
¿Se imaginan tener a Murphy de socio?, ¡qué chimba!


Entre otras cosas...

Y el resorte exacto y único que tenía para el trabajo, el que costó como tres pesos pero tocó ir hasta la mierda a rebuscarlo en el pulguero, lo dejé sobre el estante, donde siempre lo dejaba, con la única diferencia de que esta vez cuando lo coloqué pensé “hpta, qué tal se cayera o algo y se perdiera...”... horas después, mágicamente apareció un oso navideño sobre mi estante y ahora no encuentro el puto resorte. El oso afirma que no vio a nadie.

Y que mi mamá intentó aguantarse hasta el primero de Diciembre, pero no lo logó.

Navidad: 2, Aru: 0

Y pensándolo seriamente... si Murhpy es omnisciente (SIEMPRE sabe cuando uno deja pagando algo...), es omnipresente (donde quiera que esté), omnipotente (incluso así realmente no “lo haya dejado pagando”)... ¡MURPHY ES DIOS! O_O
Y con esto declaro que me acabo de convertir al Murphysmo.
Y que me voy a asociar con Murphy.
Y que, ¿saben qué?, se lo voy a dar a Murphy. Seeep.

1 comentario:

Patton dijo...

Pregunto: ¿el vaso estaba medio vacío o medio lleno? :P

En todo caso yo revaluaría eso de dárselo a ese mna. Conociéndolo como lo conozco, te deja una "sorpresita" ;) Pero si, el Murphysmo suena bien como algo a lo cual convertirse.