lunes, enero 29, 2007

Nos tomó por sorpresa, nosotros sólo recibíamos fotos bonitas del bebé y escuchábamos a mi hermana súper empiñatada contar hasta el detalle más ínfimo sobre él, sus gustos, juegos, mañas... pero lo que nunca nunca nos había dicho, era que estaba enfermito :(
Hace unos días finalmente lo operaron; encima de todo le encontraron un quiste, total que no ha sanado de esta y ya le programaron otra cirugía para dentro de un mes...

Con todo eso, a mi mamá le dio la maratón de historias de la infancia... yo creí que ya me sabía todas las historias de la infancia, pero nunca le había escuchado las pailas, nunca le había escuchado hablar de las ocasiones en las que, sobre todo mi hermana, realmente estuvo en un alto riesgo de morir (re-ER las historias, a lo bien); lo pailas de ver a sus hijos sufrir... calculen, sumen, resten, dividan, el dolor tan 90hpta que tiene que sentir un niño para decir “mami, la colita ya está lista” :’(

No me imagino cómo se estará sintiendo mi hermanita, cuando su bebé de ni siquiera año y medio va a tener que pasar por dos cirugías... teniendo que aguantarse a la suegra loca, alcohólica, histérica, diciéndole que se va a morir... teniendo que hacerle cosas a M* que le duelen, y que él no entiende, pero que son necesarias... teniendo que parecer fuerte por mi mamá, por nosotros... qué vaina tan hpta.

Ser mamá tiene mucho huevo...!!!
Ahora sí alcanzo a entender por qué las mamás tienden a ser tan maniáticas locas, por qué mi mamá se emputa porque no le cuente hasta que me pinché con una aguja...

Y no puedo dejar de pensar, si mi mamá es cule’enfermera tesa, si mi hermana es tan hipocondríaca (desde siempre...) y no se despega de M*, y aún así les pasan esas vainas... cómo serán las mamás “por error”, o simplemente las malas mamás... no sé en qué estaría pensando Dios cuando lo hizo así; ser mamá debería ser más difícil, es más, la maternidad es algo que debería ganarse.
En cambio la maternidad es la profesión que requiere más vocación, más convicción, paciencia, horas extra, condiciones laborales difíciles, frustración, dolor... y aún así es la única profesión para la que, para obtener el puesto, no le piden absolutamente nada... ni siquiera quererlo.

4 comentarios:

Patton dijo...

Pueda ser que todo salga como salió con tu hermana (o sea: bien).

Andrés David dijo...

Lo que dices de la maternidad es cierto, una profesión bastante ingrata, sufrida y de nunca acabar. También llena de momentos felices. Sé que acabo de describir la vida pero es que las madres cargan dos vidas (o podríamos decir que 1.63 ya que dejan parte de la propia).

Eso no quiere decir que no haya padres que funcionan como madres (por las circunstancias, por su forma de ser, etc.) pero la conexión se establece a nivel biológico entre la madre-mujer y sus hijos es muy profunda.

Sobre tu sobrino: le deseo lo mejor en sus cirugías y su recuperación, estará bien acompañado por su familia y (por lo que describes) por una buena madre.

El Cuajinais dijo...

Benditas sean las mamás!!... pobrecita la mía, cómo sufrió por mí (sus primeras canas le salieron una vez que casi me mata un carro)...

Yo tengo un sobrinito al que adoro. Te mando los mejores y más sinceros deseos de que todo salga bien. (Tal vez de algo puedan servir...)

Un abrazo :)

Aru dijo...

Patton: así está saliendo :)

Andrés: ahora que lo mencionas, valga aclarar que lo que decía tenía 0% feminismo... más bien de hecho critico el paradigma mujer/madre; para esa vaina no basta con el género, hace falta vocación!!!
Y me imagino que a muchos hombres se les dará también la vocación, aunque la verdad no tengo muchas referencias al respecto.
Gracias :)

Cuajinais: quizás ya tengas oportunidad para "reivindicarte" ;)...
a mi hna le pasó, cada vez que se queja de cosas de mi sobrino, le dice mi mama cagada de risa "tú me la hiciste IGUALITA, ¡ja!" jejejje
Y gracias, la buena vibra siempre sirve :)