miércoles, febrero 14, 2007

Fue desagradable, pegajoso, agotador.

Me quemé, me cayó un ladrillo en el dedo, me arden las manos.

Adquirí quizás la habilidad más inútil del mundo.

Y contra todo pronóstico,

contra el tiempo,

contra todo sentido común,

y aunque el proceso fue, digamos, un poco... bastante accidental,

somos los primeros, ¡hpta! :D


¡cule'diseñadores tesos!

5 comentarios:

Patton dijo...

Al final, eso es lo que vale.

Dicen.

Andrés David dijo...

¡Así son los buenos procesos carajo!

¿Cuál es la habilidad más inútil del mundo?

Aru dijo...

A esto merito me refería con el post!! A la foto de abajo específicamente :D

Patton: naah, no es lo más importante ser el primero (para la muestra que del fracaso se aprenden cosas más valiosas); sin embargo, de vez en cuando hace faltica el éxito.

Andrés: a fabricar cuerda de papel periódico :P

Andrés David dijo...

¡Fuepucha! Mi mente de ingeniero/ñoño babea con lo que vi y mi perezoso interno se pregunta: ¿será cómoda la silla? ¿funcionaría una hamaca?

Aru dijo...

Pues era medianamente cómoda... podía uno mecerse, y hasta saltar!

Y la idea era en realidad una hamaca, pero como no alcanzaba el tiempo la hicimos así :P