sábado, julio 14, 2007

Filosofía Barbie ♥ ♥ ♥

Estaba chismoseando una revista promocional de juguetes de algún almacén de cadena y me quedé embobada mirándole la cara a una Barbie, notando que le han cambiado los rasgos a la muchareja desde la última vez que jugué con ella (¿las cirugías plásticas, tal vez?... para que vean que los años no vienen solos, ni siquiera para doña Barbie :P)... pasando de la cara me dio por mirar de qué vienen ahora las Barbies, a ver si también han cambiado de “profesión”, y oh sorpresa cuando me topo con esta Barbie:


¿Barbie EASY FOR ME?!!!!!!!

¡De por dios!!
Tal vez en mi época las Barbies nos enseñaban a ser anoréxicas, superficiales y otras pendejadas... pero al menos nos enseñaban a tener más aspiraciones en la vida, ala.
Qué sé yo, a ser princesas, estrellas, sirenas, a tener una mansión y un convertible rojo... ¡pero al menos no nos enseñaban a zorras tan directamente!
(y pinta de vaga sí tiene, pa’ qué)

Aunque pensándolo bien tiene algo de sentido: la barbie más estudiada de mi época era la profesora, y no pasaba de ser profesora de kinder... de lo que se deduce que, desde que pasó de moda que Ken la mantuviera, a la pobre Barbie le ha tocado tan difícil que no tuvo de otra que bajarle a las aspiraciones y volverse abiertamente una zunga. Qué se le hace.

Y para los que crean que los juguetes cumplen la noble función de educar a los niños:

Que quede claro quién "vale más "

También cabe resaltar que la Barbie Novia va seguida de cerca por la “Barbie Porn Diva”, y que la Barbie citadina es la más barata de todas... por qué, no sé; habrá que preguntarle a Mattel.

Mejor dicho, un poquito más directos (pero sólo un poquito) y les da por comercializar estas:

PD1 Y yo no creía que la Barbie de verdad se llamara así, Easy for me, así que me dio por buscarla en Internet y sí, existe:

Como pueden ver, el propósito de la Barbie “easy for me” es claramente aprender a empelotarla... yo no es que sea mojigata ni nada pero, ala, si le van a enseñar eso a los niños al menos deberían tener la decencia de incluir como accesorio un condoncito, ¿no creen? :P

PD2 Me dirá que me evideé mucho con esto, pero como si no fuera poco, miren la promoción que sale al final de la misma hoja:

Promocionan la estadía en “la habitación Barbie”, en el Hotel Hilton... “Vívela”... hmmm

...mejor dicho, ahora sí en serio la decencia se perdió, a lo bien xD

PD3 Y pensar que quizás, si en algún momento se hubieran atrevido a comercializar muñecas así, tal vez hubieran podido llegar a tener éxito, ¿por qué no? Después de todo a la edad a la que jugábamos con esas muñecas, la mamá era la mujer más mamasota... y nuestras madres definitivamente se parecían más a estas, que a las de arriba.
Y por qué no, tal vez si al menos nuestras muñecas hubiesen sido más reales, tenido aspiraciones más inteligentes... tal vez, a lo mejor, quizás, nosotras seríamos un poquito mejores de lo que somos.

Y es que del machismo y las peores cosas que encuentren en el género, siempre culpan totalmente a la mamá... pero deberían echarse una pasada por la estantería de juguetes para niñas. No es gratis que para los niños haya carros, superhéroes, naves espaciales... y para las niñas bebés, cocinas y anoréxicas.


La intención inicial de este post era meramente payasa, pero entre payasada y payasada me dio por pensar que, si bien la pedagogía dice que la mejor forma de enseñar a un niño es a través del juego: quizás los juguetes sean mucho más nocivos de lo que parecen, ¿no?

--
Las Barbies Ana y Mia las saqué de aquí

2 comentarios:

Patton dijo...

jejeje, creo que si le estás echando demasiada cabeza y trascendencia.

Pero a lo mejor tanto lesbianismo puede tener su origen en esa empelotadera de barbies, vaya uno a saber.

Aru dijo...

Tal vez yo sea videosa, pero igual ni loca le compraría a mis hijos una Easy for me! :P
Sería bonito que hubiese una tipo "Lisa corazón de león" ^_^

Ya hablando en serio, yo creo que los juegos sí pueden decir cosas de lo que uno va a ser; cuando niña yo jugaba con mis muñecas tipo "bebé" pero la verdad me caían como mal, yo jugaba a cascarlas :P, y ya ves que efectivamente odio los niños! jejejejje