miércoles, julio 04, 2007

unos pasados, unos presentes y otros mundos paralelos...

Sí, ya dije que me aterró, lo he dicho ya un par de veces, pero es que no me he sentido libre de darle el énfasis que se merece por la similitud que tiene a estar celosa... pero no se confundan, no estoy celosa: estoy genuinamente aterrada.

Pero mejor no doy más explicaciones y voy a los hechos.

Tuvimos nosotros una larga historia, en noviazgo como en amistad, y está él a pesar de lo que pase muy en mi círculo de confianza. Sin embargo, hace algún tiempo nos hemos ido distanciado, o mejor dicho, es que nuestra periodicidad se alarga cada vez más desde que nuestras vidas toman rumbos cada vez más distantes, pasando a vernos contadas veces al año (entre cumpleaños y navidad), razón por la cual hacía varios meses no nos veíamos.
Bueno, también debo admitir que en las últimas veces que salimos empecé a huir un poco de él, y me siento un poco culpable al respecto, no digo que no, pero es que, cómo explicarlo... él sabe que se le quiere, que tiene una parcela comprada dentro de mis afectos, pero es que a veces tiende a confundir el tipo de propiedad de esa parcela... mejor dicho y para ser bieeen clara: al hombre cuando pasa mucho tiempo sin novia le dan ganas de “recordar viejos tiempos”, sumado a que se pone algo pesado, quejumbroso, sombrío... y calenturiento!
Andaba él en una racha de esas que cada vez que nos veíamos siempre terminaba poniéndome de mal humor... total que pese a que me sentí muy mala amiga al alejarme así, sentí que la solución para él no estaba conmigo ni remotamente, así que preferí alejarme un poco.

Ahora unos meses después, ni sé cuántos, llega uno de los infaltables encuentros anuales: su cumpleaños. Hablamos un poco antes y me comenta que tiene novia, lo que me alegra soooobremanera, y más porque se le nota en el humor, se le nota que los estragos que le causaba la veraneada ya le pasaron por completo... en fin me alegró mucho por él y ya tenía ganas de verlo y curiosidad de conocer a la novia y todo el cuento...
Total que sin falta asistí al encuentro almenosanual, con la sorpresa de que entré a su casa, saludé a todos pero a él “no lo veía”... hasta que por fin lo vi, o mejor dicho, ¡lo reconocí!
Tanta fue la sorpresa que casi me voy de c... verlo flaco, pulcro y ya no mechudo... y cuando aún no me sobreponía a esa sorpresa... ¡conocer a la novia!
Nos tenía él acostumbrados a conocerle novias más bien raras, algo locas... o más bien: algo raras y bien locas! jejejjeje... para pasar de repente a toparme con la nena más normal y promedio... y pensé que bueno, algo tendrá... pero la impresión posterior no me sorprendió menos, al verla tan callada, formal, aburrida y algo odiosa.
Total que el conjunto parecía una imagen salida de un mundo paralelo; el look, las costumbres y la novia de un él paralelo.

He de admitir que si viera a mi futura yo seguro que me sorprendería bastante; incluso que si mi pasada yo me viera, también se sorprendería de algunas cosas... pero es que si el pasado él se viera se iba de culo, a lo bien!

Él me dice que es conciente de todo eso, pero que le hacía falta algo de normalidad a su vida... que así se siente bien; y bueno, eso es lo importante, así que mejor hago al no decir más al respecto y terminar de desahogar mi asombro en su máxima expresión por escrito en mi blog.

Él me dice que es porque ha madurado, pero a mí me parece que además de madurar ha envejecido. Y tiene sentido al recordar que sus pasadas novias eran chéveres... pero sus pasadas relaciones, bien pasionales y tormentosas, que lo dejaban de psicólogo.
Mirándolo racionalmente parece un muy buen cambio, pero no me puede dejar de aterrar que partiendo desde acá, ya no me parecería tan extraño verlo casado, con hijos, con un empleo promedio (lejos de las aspiraciones que aún sostiene tener) y viviendo en horario de oficina.
Que lejos puede ir quedando el joven soñador, revoltoso, idealista, apasionado...


Y no puedo dejar de pensar... después de algunos cambios que he hecho, decisiones que he tomado... no crean que no, sí he pensado en que mi pasada yo se sentiría algo ofendida, quizás traicionada...
Con el tiempo he ido replanteando muchas cosas del pasado, remodelando la casa por dentro y por fuera... pero no quisiera “mudarme” así fuera a un lugar más amplio o más central o más cómodo o de un estrato más alto... racionalmente sé que no tiene sentido vivir con las bases que puse cuando era tanto más inexperta, ingenua, ignorante,... ¡cuando estaba tan equivocada en tantas cosas!
Pero aún así, no quiero cambiar lo que siempre he considerado esencial; no quiero traicionar del todo a mi pasado, no quiero sentir que envejezco hacia adentro, no quiero dejarme llevar por la corriente...

Pero ver tan cambiado a alguien tan cercano, tan ligado a mi pasado...

...le suma un punto al marcador de la corriente.

2 comentarios:

Patton dijo...

la gente crece, y la edad tiene ese sentido negro del humor que le termina haciendo esas marranadas a gente como tu ex.

Yo también me sentiría aterrado, pero ya es tarde ... a mí también ya me atrapo.

Y por más que corras, te alcanzará.

Aru dijo...

¿ya te atrapó?! diomíooo
¿y ya no hay posibilidad de una operación de rescate, mandar bloque de búsqueda o alguna vaina??? o_O

yo no digo nada porque eso de escupir para arriba es lo más perdido en la vida... pero me resistiré todo lo que pueda :P

diossss y pensar me aterra presenciar los cambios de mis amigos, que dejen de ser mechudos, metaleros, revoltosos, etc... y eso que aún no he entrado a esa fase en la que los amigos de uno empiezan a casarse y reproducirse o_O