lunes, agosto 27, 2007

de apodos

No digo que sea malo poner apodos, lo malo es no saberlos usar.
De hecho, yo personalmente puedo decir que poseo el poder mutante de encontrarle apodo a todo y a todos... que me imagino la naturaleza en toda su sapiencia me dio para compensar mi pésima memoria para los nombres :P
Por lo general no lo hago a propósito, basta con estar hablando de algo que no recuerde para que me fluya naturalmente “¿quién?, ¿el (inserte apodo aquí)??”... y que después, cuando ya ni me acuerde del individuo, me venga a enterar la gente le llama así.

Sin embargo yo trato de ser muy prudente con eso del uso de los apodos, en serio.
Es como rajar del derrière del prójimo; rajar es la actividad -gratis y sin problemas de índole sanitario o reproductivo- más amena que hay en la vida, pero hay que hacerlo siempre con mucho cuidado y prudencia (y hay que rajar con ética, por supuesto).
No crean que la paranoia mía se limita al blog, no,... siempre que hablo de alguien evito al máximo mencionar nombres, usualmente me refiero a las personas por su inicial (como hago acá; uno no sabe, si las paredes tienen oídos... tal vez también tengan Internet :P), así como limito el uso de apodos en tercera persona y anulo el uso de ellos en caso de que la persona sea cercana (y adicionalmente suelo regañar a la gente que lo haga, porque es que llamar despectivamente a su profesor/compañerodeproyecto/jefe es tentar a su suerte, a lo bien... y aún así no dejan de faltar las chavadas jejejje).

Aún así, muy a pesar de mi usual paranoia, nunca pensé que fuera riesgoso apodar a alguien que lleva muerto más de cien años (al maistro Mussorgski)... todo empezó porque yo le llamaba así mientras hacíamos el trabajo, pero con todos esos inconvenientes que hubo en la universidad resultó que presentamos el trabajo muuuuuuuuucho tiempo después de haberlo hecho... y nunca, pero nunca me imaginé, que con esas ganas de salir de esa vaina de una buena vez, se me fuera a escapar en plena exposición llamarle al señor “Mugrososki”!

doh!


--
Aunque no importa lo cuidadoso que uno sea: siempre se le va a salir en algún momento el apodo o el comentario boleta... justo cuando el individuo está detrás de uno.

Me acuerdo que cuando estaba empezando el semestre en que tenía varias materias con Don Doble Del Doctor Chapatín, no recuerdo de qué estaríamos hablando pero no fue sino que yo dijera "insinúa que soy viejo?", para que el tipo SIMULTÁNEAMENTE (¡lo juro!) saliera desde atrás mío caminando, y me sostuviera la mirada durante todo el trayecto en que estuve en su campo visual... ¿así o más chava?

--
Y sigo dizque fuiciosa estudiando... pero volveré a pelarl0 próximamente, no les quepa la menor duda :P

2 comentarios:

Patton dijo...

juajauajaujauaja

Cosas de Murphy.

Aru dijo...

jejejjeje y menos mal la profesora nos hizo cambiar un poco el tema, porque antes íbamos a poner una audición en la expo de una obra llamada "Petrushka"... y si la hubiera puesto, fijo fijo se me hubiera salido como yo le decía internamente: "Perruncha" :P

esas técnicas mías para recordar nombres algún día me van a traer muchos muchos problemas >_<