domingo, febrero 25, 2007

El karma en la fila rápida.

Píntense la escena.
Exposición a las 8am. Sus compañeros no hacen un culo, así que se queda haciendo las diapositivas hasta las 3:30am (y es el día más pesado de la semana). El celular no logró despertarle (porque se dañó el despertador), así que se levanta con la luz del sol en la cara (porque con el sueño que tenía sospechó que podría pasar y dejó la cortina abierta), pero tarde. Recicla un pantalón que tenía en los bolsillos lo suficiente para el bus. Sale corriendo para la universidad. Siendo las 8:20 am se dispone a sacar en acetatos las diapositivas (porque la exposición era con proyector) cuando se percata de que botó la billetera y no tiene con qué pagarlas (y de que los acetatos son mucho más caros de lo que pensaba o_O); intenta convencer al señor de la papelería con la triste historia, la exposición de las 8, le propone dejar como prenda sus llaves, morral, un zapato... ¡algo! (mientras uno de sus compañeros de exposición llama histérico porque no llega)...
Mientras una piensa que, tan temprano, con tanto problema y faltando tanto día por delante... mientras se muerde los labios para no llorar, porque siente que ya nadie la respeta por esa vaina de llorarse hasta los comerciales...
Y de repente, entre tantas papelerías, llega un amigo a sacar una fotocopia justo en la que una está :D
Le presta dinero. Saca los acetatos. Corre hacia su clase. Presenta la exposición, todavía agitada por la maratón.
Se va a su escuela a descansar, desahogarse... toma aliento para empezar a recorrer todos sus pasos del día anterior, con la esperanza de encontrar en algún lado la billetera. Ha recorrido casi todos los sitios donde estuvo y nada, sólo le falta uno, una cafetería lejana en la que se tomó algo la noche anterior, se decide a preguntar la billetera, aún con la certeza de no encontrarla... y sí, ¡la encuentra!
Se entera de que sacó 5.0 en la exposición.
Aprovecha y se toma algo en la tal cafetería, para celebrar.

Y de repente, en uno de esos días en los que uno teme que lo atropelle una tracto mula en cualquier momento, la cosa se pone bien.
Ojalá que siempre el karma se balanceara tan rápido... ¡y con esos intereses!!

- - - -
En otras noticias igualmente irrelevantes.

El otro día me iba subiendo al bus cuando siento que alguien tímidamente me pica el hombro, volteo y era un tipo que quería verificar si el bus que estaba tomando pasaba por mi universidad... entonces me percato de que era un jovenzuelo, con la mirada confundida que caracteriza al primiparo promedio, después me fijo en varias torpezas que hizo en el transcurso de tiempo que lo vi... ¡y me ha sabido poner nostálgica!
No porque a mi ya no me pasen esas cosas... no porque ya no me equivoque de salón, hora día... no porque ya no se me olvide verificar la matrícula... no porque ya no haga dos horas de fila para llegar y descubrir que era en la fila de al lado (que de hecho me pasó DOS veces esta semana)... no porque ya no sea primipara (porque creo que todavía lo soy); sino porque, hpta, cómo ha pasado el tiempo...!!

Además que, mucha gente me lo ha dicho: me llegó un gemelo a la U.
Y pareciera ser una señal divina... pareciera que los dioses sutilmente me dijeran: ya llegó su reemplazo, ¿se va a graduar o qué?

2 comentarios:

Patton dijo...

jeje, seguro Murphy estaba trasnochado ... o bueno, no todo lo que empieza mal, termina mal.

Aru dijo...

al parecer el post hizo a Murphy percatarse se su error, error que enmendó al día siguiente. con intereses.

dío mío, a lo bien, ¡no vuelvo a escribir un post así de optimista como éste!!!
esa vaina es jugar con fuego o_O