jueves, octubre 30, 2008

no tan breves

Hace unos días él me decía cuán perfecta era su vida, lo increíblemente feliz que era, y yo lo cuasihijueputié, sin ningún motivo.
Hoy me cogió de un buen humor excepcional y me cuasihijueputeó sin motivo. Después se quejó de su vida hasta que se tuvo que ir.

Caray, ¡cómo extrañaba esto! :)
Antes tenía muchos amigos locos; no sé a qué horas se fueron todos a luchar contra sus molinos y me quedé yo acá, atrapada entre tanta cordura. Qué aburrimiento.

Digo, no es que con ellos se hagan cosas extrañas o sea ultradivertido; es el simple hecho de poder saltar, gritar, putear, reír, llorar,... de poder expresarse libremente sin que lo miren a uno despectiva o lastimeramente, sin tener que dar explicaciones. Es igualmente el sentirse identificado cuando ellos lo hacen.

Me pudre sobremanera tener que aparentar equilibrio a toda hora, así sepa que nadie se lo cree. Me pudre tener que escuchar sus opiniones “cuerdas” sobre la gente que creen “loca”. Me pudre putamente tener que aguantarme conversaciones estúpidas de gente que cree que sólo los emos se deprimen, y que afirman que nunca se han deprimido en su vida.

Y me parece increíble, además.
¿En serio la gente que se precia de “normal” tiene una gama de sentimientos tan estrecha, o será que se empeñan tanto tanto en dejarnos ver solamente los intervalos bonitos y socialmente aceptados?
Si así es, tendrán una voluntad de hierro, porque yo ya estoy aburridísima de jugar a eso. Y se me nota.


---------------


Con esto ya podría decirse que mis palabras son uno de mis platos favoritos, pero qué changos, me las como con mucho gusto.

Después de darle muchas vueltas al asunto, he concluido que tengo que dejar de ser tan cobarde. Punto.
Después de todo, he llegado a pasar temporadas en las que mataría por un sentimiento que me sacudiera, así fuera ira, tristeza, lo que fuera... y nada, no llega.
Ahora por fin tengo un sentimiento, y que además es bonito, y me llena,... pero me cohíbo porque no va dirigido a una persona que cumpla con mis “estándares”, porque racionalmente no tiene sentido, porque hasta me daría pena admitirlo :P
Pero, ¿saben qué?, ¡qué changos!
Ya no me voy a cohibir; voy a vivirlo en toda su extensión, así no tenga sentido y me de paranoia.
Al final, lo más terrible que me podría pasar sería terminar cantando millones de veces siiii no se pudo pues no se pudo ♪♫, lo que en realidad no es peor que terminar con un novio porque hace muchísimo no sentías ni cosquillas pero ni él se había atrevido a afrontarlo ni tú a sostenerlo...

...así que pues, ante eso, realmente no tengo nada que perder.
Igual y, como dice más adelante la canción:
por mucho que duela, se acabará
siempre que llueva te mojará
y aunque te empape, se secará
se secará.

2 comentarios:

DoctoraCapital dijo...

Buenas mi doctora, que bueno leer esta entrada justo cuando me pasó un chasquito similar... Tuve un golpe cósmico o alguna chimbada que me hizo llorar y sentirme mal. Mis hermanas que siempre aparentan ser "normales" me dijeron que no estaba en edad para berrietas de 15. Que no fuera pendeja, que dejara de llorar por bobadas.
Juemadre! será que se le tiene que morir a uno la mamá para poder llorar con tranquilidad???? ahi si como decía un viejo conocido "to cry is not a choice"

Aru dijo...

¡lo sé!
todos sabemos que se siente uno mal al estar con alguien que llora y no poder hacer nada al respecto... pero también que aguantarse una berriada es más desgastante que de hecho berriar.