lunes, agosto 06, 2007

desocupe

Me di cuenta que había dejado el blog porque tenía mucho tiempo libre... ahora lo retomé y estoy posteando en cantidades industriales precisamente porque tiempo no tengo.

Volver al agite me está costando muchísimo... no he logrado estudiar casi nada. Y me preocupa.

Tengo una crisis vocacional horrible, fue tanto el tiempo de vacaciones forzosas que como que se me olvidó qué era esa vaina que yo estudiaba...
Sí me acuerdo que no hace mucho yo decía amarrr apasionadamente mi carrera, que era todo lo que quería, que quería que toda mi vida fuera un grannn Diseño (la materia), ¿pero qué era exactamente lo que quería con eso?, ¿que mi vida fuera una cosa de mucha intensidad, pocos créditos y muchas frustraciones?
Francamente ahora no siento que sepa qué me gusta; ni siquiera siento que me guste.
Por favor, si son tan amables cuando ande en otro momento de esa linda convicción vocacional, ¿me pueden recordar que haga una lista de por qué se supone que me gusta esta chimbada, para poder consultarla cuando me entren las dudas?
Gracias.

Ya es mi cumpleaños y me siento horrible; horrible más allá de la usual nostalgia anual... lo usual es no saber para dónde voy, pero simplemente hoy siento que no quiero ir para ningún lado aunque tampoco quiera quedarme donde estoy.
La cuasi-fiesta suena muy chévere, pero no creo que la disfrute porque me preocupa todo lo que tengo por hacer y las incertidumbres del futuro cercano; la universidad...

Siempre me ha gustado de la universidad pública que es como vivir dentro de una maquetita a escala de la sociedad entera... lo malo es que como una buena representación de la misma, incluye las cosas horribles.
También incluye esa jartísima sensación que produce la sociedad, esa sensación de que a uno le importa lo que pasa, pero quisiera que no le importara, y adicionalmente se siente culpable por querer que no le importe.
En este año lo que más me ha desequilibrado ha sido la universidad... y eso me hace pensar que, siendo yo misma tan desequilibrada lo que necesito en mi vida es precisamente un apoyo firme, equilibrado, equilibrante; porque cuando el objeto del que uno trata de sostenerse flaquea inevitablemente hay que irse de jeta contra el mundo.

Me preocupan las amenazas; internas y externas. Me preocupa que haya una reacción contra las amenazas. Y me preocupa que no haya reacciones por la represión que eso acarrearía.

En el fondo quisiera intentar arreglar el mundo; pero en el fondo del fondo quisiera mudarme a otro planeta y vivir cómodamente, psicológicamente cómoda, sin preocupaciones, sin sentimientos de culpa,... y tener en mi ventana una linda vista de este planeta que no sea más que un apoyo de mi amnesia selectiva, que me recuerde sólo las cosas bonitas de mi planeta, los atardeceres, las caras, los gatos,... como si hubiera sido feliz.
Algo parecido a lo que hizo D*.

Quisiera vivir en un sueño.


--
¡Que alguien me convenza!
Ofrezco recompensa.

2 comentarios:

Patton dijo...

Nada como el bló como excusa para evadir lo que se debe hacer de a de veras.

Para lo del mundo ideal está evangelión ;)

¿y cuando es el happy-happy?

Aru dijo...

hmmmm Evangelion lo intenta pero también está infectado de mundo real, obvio

era ese día del post jejejje